¿Un político coherente?


Licda. Alexandra Loría Beeche

Martes, 23 de junio del 2009

Publicado en el Diario Extra (ver artículo original)

La falta de coherencia de la que hacen gala algunos políticos, hace que uno se pregunte si entre los muchos “consejeros”, “asesores” y “asistentes” que los rodean, habrá alguno que les sugiera ser congruentes entre lo que dicen y lo que hacen.

En octubre del año pasado, según lo informó el Diario Extra (18-10-2008) varios diputados (entre ellos doña Olga Corrales, don Alexander Mora y don Orlando Hernández), se reunieron con Monseñor Hugo Barrantes, quien les planteó su preocupación sobre algunos proyectos de ley que se tramitan en la Asamblea Legislativa, que atentan contra la moral y las buenas costumbres, entre los cuales se encontraba el número 16390 “Ley Unión Civil entre personas del mismo sexo”.

En aquella oportunidad los legisladores le aseguraron al señor Arzobispo que no tenía que preocuparse, dado que era muy poco probable que esos proyectos fueran aprobados.

Recientemente, en la Comisión Especial de Derechos Humanos, se conoció un informe firmado por la diputada Olga Corrales, que recomendaba un texto sustitutivo llamado “sociedades de convivencia”, el cual otorga a las uniones homosexuales exactamente los mismos derechos y obligaciones del matrimonio; dicho informe fue aprobado con los votos de los legisladores Alexander Mora y Orlando Hernández.

¡Qué falta de coherencia entre lo que le dijeron al Arzobispo y lo que luego hicieron!
¡Qué falta de coherencia entre lo que manifestó doña Laura Chinchilla, (en contra del matrimonio homosexual) y lo que aprueban al menos dos diputados del partido que representa!
Algunas personas, de esas que sólo creen en el cálculo político, podrían cuestionar: ¿pero se puede ser político y coherente a la vez?
Les respondería que Tomás Moro, a pesar de que en vida fue político, es modelo de coherencia moral. Nacido en Londres en el año 1477, se negó a reconocer la supremacía espiritual del rey Enrique VIII sobre el Papa, por lo que lo encarcelaron en la Torre de Londres, donde fue decapitado el 6 de julio de 1535.

A quienes trataron de convencerlo de prestar juramento de sumisión al rey como cabeza de la iglesia en Inglaterra contestó que era irreconciliable con su conciencia.

Su ejemplo de político insobornable mereció que el 31 de octubre de 2000, fuera proclamado por el papa Juan Pablo II, patrón de los gobernantes y políticos.

Pero Tomás Moro no está solo: más modernamente, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, vetó la ley de aborto, que promovía su partido, dado que como médico conoce que hay vida desde el momento de la concepción; además se puede citar el caso de la ex senadora española mercedes Aroz, quien primero renunció a su escaño y luego dimitió del Partido que ayudó a fundar, en el cual militó por más de 33 años, por razones de respeto a la vida humana de los niños no nacidos y por respeto a la familia, base de la sociedad, ya que estaba en contra del matrimonio homosexual que se aprobó en su país.

Me cuestiono: ¿Podrían los políticos costarricenses ser así de coherentes?
Ojalá así fuera. Sinceramente el pueblo costarricense ya está cansado de que digan una cosa y hagan otra.
alexandra@loria.com

Anuncios

Una respuesta a “¿Un político coherente?

  1. Todo el mundo tiene derecho a cambiar de opinión, hasta la iglesia misma lo ha hecho, violentando las órdenes directas de la carta a los Corintios del padre de la Iglesia Católica:

    “Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (1.ª Corintios 14:34-35).

    Hasta hoy, solo superada por Juan José Vargas, usted es la persona más incoherente que he conocido, deberíamos proponer un referendum para que las mujeres vuelvan a estar calladas en las iglesias, para que se elimine el divorcio y el matrimonio civil de los heterosexuales (aunque conciban hijos).

    Suerte tengo de no ser familia suya, créame que el suicidio de un adolecente homosexual en nada beneficia a la “protegida” familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s